Consideraciones sobre el llamado al dialogo del gobierno

.

Consideraciones sobre el llamado al dialogo del gobierno  

Los cristianos Evangélicos nucleados en el ” Concejo Evangelico Justicialista” nos vemos profundamente conmovidos por la vertiginosidad que ha tomado ( en las ultimas semanas ) la presente crisis que ya se avizora como terminal.

La debacle económica, moral y espiritual – a la que ha sido conducida la Patria – se ha tornado francamente inocultable; por tanto la única salida posible sera a través del dialogo, pero basado en un genuino propósito de enmienda que haga que dicho dialogo se fecundo y se realice de cara al Pueblo de Dios.

Como cristiano evangélicos sabemos, que como bien dice el Apostol Pablo ” la creación entera, hasta el presente, gime y sufre dolores de parte.” Romanos 8:22; por tanto es nuestra misión irrenunciable la tarea de romper las cadenas de toda forma de esclavitud y adelantar el advenimiento del Reino de Dios que se traduzca- en el orden temporal- en una Mesa, donde se nos invite a convalidar estructuras injustas que contribuyan a perpetuar el sufrimiento de la abrumadora mayoría del pueblo; sin embargo tal es el tenor de la invitación cursada a distintos lideres cristianos, y tal es el sentido del “Decálogo del Pte Macri” cuyas letras no tienen mas propósito que persistir en un camino que solo acarrearan tribulaciones- aun mayores- para nuestro pueblo.

Los miembros del “Consejo Evangélico Justicialista” entendemos – desde nuestra praxis pastoral y social – que toda Política de Estado debe tener como eje principal el bienestar de todos aquellos que conformamos esta “gran comunidad organizada” llamada Argentina, por tanto si el “Decálogo” propone, en primer lugar, el Equilibrio de Cuentas Fiscales, en vez de procurar alimentar y brindar salud a nuestro pueblo en esta situación de emergencia, o si propone, en segundo lugar, el sostener un Banco Central independiente (a pedido de intereses extranjeros) en vez de buscar socorrer a nuestras Pymes que dan trabajo y dignidad a nuestra gente, o en tercer lugar habla de hacer crecer las exportaciones, mientras destruye las economías regionales sumergiendo a poblados enteros en la pobreza, vemos que el objetivo primordial de la Mesa de Diálogo es la preservación del frío orden de ejercicios contables prescindiendo de su coste social, y no el auxilio del pueblo, con lo cual la razón para participar se torna como mínimo confusa para los líderes cristianos.

También cabe mencionar que en el cuarto punto del “Decálogo” se nos propone el respeto por los derechos adquiridos para consolidar la Seguridad Jurídica a fin de promover la inversión, mientras que en el quinto, se plantea una Legislación Laboral Moderna “que se adapte a las nuevas realidades” entonces cabe preguntarse… ¿ por que un Pastor debería acceder a sentarse en una mesa donde se busque defender los “derechos adquiridos” de los poderosos, mientras se invita a los más débiles a resignar sus “derechos laborales adquiridos” gracias a leyes promulgadas – mayoritariamente – por Perón ? ¿ No es acaso inmoral pedirle al pobre que acepte acrecentar su pobreza, para asegurarle al oligarca el incremento de su riqueza?

Además si nos seguimos adentrándonos en el “Decálogo” no vemos otra intención que la de intentar consensuar acuerdos – entre distintos actores sociales – que perpetúen estructuras injustas de pecado, las cuales se busca consolidar a través de políticas que no trajeron más que ruina sobre el pueblo, y que ahora insisten en volver aplicar, tal como es el caso de la Reforma Provisional que se esboza en el punto siete, y para cerrar, en su décimo y último punto, se exhorta de modo cuasi moral al “Cumplimiento de las Obligaciones con nuestros acreedores” sin mencionar que la deuda prioritaria a saldar es la que se tiene con todos aquellos que día a día forjamos la Patria y que no somos quienes fuimos a contraer deudas – a cien años – en los distintos Fondos de Inversión del extranjero.

En síntesis, es fácil advertir que el “pueblo” no es el centro de la Mesa de Diálogo, ni tampoco su objetivo es la “Paz Social”, por tanto los cristianos evangélicos nos sentimos verdaderos “convidados de piedra” en dicha Mesa. Sin embargo no queremos dejar de saludar la postura de dignidad sostenida por FAIE – en su carta al Presidente Macri, y de lamentar las posiciones acomodaticias expresadas por otras, también saludamos la postura del Episcopado Católico, que ha manifestado claramente los límites a la “Mesa de Componendas” propuesta por el Ejecutivo Nacional.

Para finalizar, es preciso señalar que el Presidente Macri, quien tiene como principal asesor a Jaime Duran Barba, quién vaticina el fin de las religiones monoteístas durante el corriente siglo, y se goza en la perspectiva de una sociedad sin visión de Trascendencia, no nos provoca la confianza necesaria para que sea la persona indicada para sostener un diálogo creíble con las Iglesias, y menos aún que sea el Dirigente Político que busque -con sincero corazón – escuchar el aporte de los líderes religiosos del país, sino que por el contrario parece subestimarnos – y usarnos – con el propósito de enviar un edulcorado mensaje de “Paz” a una sociedad cada vez más irritada, sin embargo, en su ignorancia rampante, sigue equivocándose, porque el Señor no nos da la Paz como la da el Mundo Juan 14:27 por la sencilla razón que el Mundo entiende por “paz” la componenda (como se nos está proponiendo en este momento), pero la Paz del Señor, en cambio, se basa en la Justicia y el Amor, y no en la ausencia de conflicto.

Fuente: Cejus.com.ar


Esteban Campobasso para Política Cristiana


.